Acerca de Kumon

Kumon Instituto de educación de España ofrece programas de estudio para niños de todas las edades y capacidades. En la actualidad, aunque en todo el mundo superan los 4 millones, más de 20.000 alumnos estudian en los más de 230 centros Kumon distribuidos por toda España.

El método Kumon de aprendizaje nació en Japón en el año 1954 de la mano de Toru Kumon, padre y cualificado profesor. A día de hoy, seguimos siendo fieles a los principios que definió el fundador.

Creemos que los niños poseen un grandísimo potencial por descubrir y que, por medio de la adquisición de habilidades de estudio sólidas para niños, pueden conocer el éxito académico completo. Por lo tanto, creemos que la educación debe centrarse en reportar el máximo beneficio a largo plazo a cada niño. Todos los profesores de Kumon son personas competentes y comprometidas, volcadas en la enseñanza y que poseen un profundo deseo de ver progresar a los niños.

Kumon Instituto de Educación se fundó en el año 1958. Desde hace más de 50 años, nuestro método único de enseñanza ayuda a niños de todo el mundo a destacar en el ámbito académico, a sentir pasión por aprender a estudiar de manera autónoma y así lograr un aprendizaje tanto escolar como para el día a día y poder superarse a sí mismos.

Para Kumon cada niño es importante y pone en sus manos las oportunidades para tener éxito en la sociedad cada vez más globalizada.

Nuestros orígenes

El amor de un padre por su hijo dio lugar al nacimiento del método de aprendizaje Kumon

Todo empezó en 1954, cuando una madre encontró una prueba de matemáticas en el bolsillo de su hijo. El niño era Takeshi Kumon, quien cursaba por entonces segundo de primaria. Al ver que los resultados de aquella prueba no eran tan buenos como solían ser, la madre habló con su marido sobre lo que debían hacer. Su marido era Toru Kumon, que en esa época trabajaba de profesor de matemáticas en un instituto. Para tratar de mitigar las preocupaciones de su mujer, Toru comenzó a elaborar hojas de estudio de matemáticas para su hijo Takeshi.

Toru Kumon creía que el trabajo de un educador es fomentar en los niños una mentalidad autodidacta. Por esa razón, fue creando los materiales a base de prueba y error hasta lograr que su hijo Takeshi pudiera trabajar con comodidad y desarrollar paulatinamente sus habilidades. Por su experiencia de profesor de instituto, Toru Kumon sabía que muchos estudiantes tenían problemas con las matemáticas porque no contaban con la suficiente capacidad de cálculo. Así pues, se centró en que Takeshi desarrollara esa capacidad y diseñó materiales para que su hijo pudiera aprender por sí solo. Debido a sus propias experiencias educativas, Toru Kumon era consciente de que los alumnos solo pueden adquirir una verdadera capacidad académica si hacen progresos por sí solos.

Toru Kumon escribió ejercicios de operaciones en hojas sueltas para Takeshi y los materiales que diseñó a partir de 1955 sirvieron de prototipo para las hojas de estudio actuales de Kumon. Takeshi desarrolló rápidamente su capacidad estudiando durante media hora al día los materiales que había creado su padre. Gracias a ello, logró alcanzar el nivel de cálculo diferencial e integral cuando le faltaban tan solo unos meses para empezar el sexto curso de primaria. Tras su éxito con Takeshi, Toru Kumon recibió a algunos niños del barrio para que estudiaran en su casa y los orientó de un modo similar al que había empleado con Takeshi.

Como resultado de ello, todos mejoraron notablemente su capacidad académica. Viendo esto, Toru Kumon se planteó desarrollar el potencial de tantos niños como fuera posible con su método de aprendizaje. Así pues, en 1958, decidió abrir una oficina en Osaka y crear centros de matemáticas. Desde ese año, el número de alumnos de Kumon empezó a aumentar sin cesar. Toru Kumon fijó como meta que los alumnos alcanzaran el nivel de secundaria mediante un aprendizaje autodidacta. Su objetivo era desarrollar su capacidad al máximo haciendo posible que cada uno estudiara en su punto ideal.